En este momento estás viendo Proxenetismo se beneficia de la guerra

Proxenetismo se beneficia de la guerra

  • Publicación de la entrada:26 marzo, 2022

No somos mercancía. Tampoco en las fronteras. 
 


 

La Agencia de la ONU para la Migración, así como numerosas voces dentro del periodismo internacional están denunciando el preocupante aumento de casos de tráfico s.xual en las fronteras de Ucrania. En un momento de crisis social, en medio de una guerra, las mujeres y niñas que se ven forzadas a huir de su país se enfrentan a una nueva amenaza que se suma a las violencias ya existentes: los proxenetas que acechan en ciudades fronterizas para captarlas y explotarlas sexualmente. 


El número de proxenetas europeos, mayoritariamente pertenecientes a mafias alemanas, ha aumentado drásticamente a consecuencia de la guerra. Siendo las estaciones de tren el foco donde estos criminales operan. Engañando a las mujeres aprovechándose de su vulnerabilidad e indefensión. 
Son los “empresarios” de la industria de la explotación s3xual quienes más pueden beneficiarse del éxodo masivo de las mujeres del Este de Europa.

Este repunte de casos de proxenetismo, pone de manifiesto una vez más que la industria sexual se basa en la explotación, la intimidación, la manipulación, en definitiva, supone abuso de poder frente a las mujeres en situaciones de desigualdad. 
La crudeza de la guerra viene a agravar la situación para una población femenina empobrecida y desplazada, alimentando la impunidad sobre la vi0lencia s.xual, en este caso para con la pr0stitución. 

Desde aquí recordamos que esta alianza entre el patriarcado y el capitalismo que se refleja de forma atroz en la prostitución, humilla, explota y denigra a las mujeres. En momentos de conflicto es de vital importancia poner el foco en que somos las mujeres y niñas, las más desfavorecidas dentro de una invención patriarcal como es la guerra, y por un sistema económico cruel que convierte nuestros cuerpos en mercancías como es el capitalismo.

No somos moneda de cambio. No somos mercancía, tampoco en las fronteras.

📸 @teresasuarezphoto