No más activistas LGTBIQ asesinadas

No más activistas LGTBIQ asesinadas

  • Publicación de la entrada:4 junio, 2021
A punto de comenzar el mes histórico para el colectivo LGTBIQ necesitamos lanzar un grito de alarma.
El activista LGTBI Normunds Kinzulis fue asesinado el pasado abril por LTGBIfobia en Letonia.

A Normunds, de 29 años, le prendieron fuego vivo y llegó al hospital con el 85% del cuerpo quemado. Falleció días después tras luchar mucho por su vida. Se había mudado de Riga a Tukums para intentar evitar el acoso homófobo al que se veía sometido en la capital. Pero en Tukums también fue objeto de comportamientos homófobos y atacado físicamente en cuatro ocasiones. 


Lindolfo Kosmaski, joven activista LGTBIQ brasileño de 25 años que fue asesinado y quemado durante la noche del pasado 2 de mayo en el municipio de São João do Triunfo, en el estado de Paraná (Brasil). Lindolfo recibió dos disparos y más tarde le prendieron fuego dentro de su propio vehículo. En ambos casos las víctimas habían recibido amenazas, sufrido ataques con anterioridad, así como acoso repetido… Igual es el caso de Zashy Zuley del Cid, una activista trans de El Salvador que fue asesinada el 26 de abril por unos hombres desconocidos en mitad de la noche. 


La LGTBIfobia afecta también a activistas más visibles y con mayor exposición a los medios. Este fue el caso en 2008 de Eudy Simelane, futbolista sudafricana, que a sus 31 años fue víctima de una ‘’violación correctiva’’ y posteriormente asesinada. Eudy llegó a jugar en varias ocasiones junto a la selección de su país y se declaró abiertamente lesbiana. Esto fue motivo suficiente para sus dos asesinos, que declararon no arrepentirse.


Tampoco podemos olvidar el caso de la activista bisexual rusa Yelena Grigorieva. Yelena era conocida por su militancia pacífica por los derechos LGTBIQ y contra la guerra. Fue asesinada junto a su casa por miembros de un grupo organizado llamado ‘’La sierra antiLGTBI’’, uno de los muchos que existe en Rusia y que se dedica a la ‘’caza’’ de personas queer. 


Algunos se atreven a afirmar que no existe la LGTBfobia, que la homofobia, la bifobia y la transfobia no son ‘’tan graves’’. Sin embargo, incluso en países donde está despenalizado pertenecer al colectivo y se reconocen algunos de nuestros derechos se producen ataques de odio hacia nosotrxs. Ser visibles, poner el cuerpo y cara al activismo LGTBI nos puede costar una paliza, acoso… otras directamente la vida. Los derechos LGTBIQ deben ser garantizados globalmente. No debe importar la exposición pública, han de existir garantías para todxs.

📸 @ladescalzaa